Comer bien y barato en Europa: 6 consejos

Comer bien es una tarea inevitable en un viaje, aún más cuando se conoce nuevos lugares. Sin embargo, esto genera costos que pueden extrapolar el presupuesto. Pero también no debemos quedar con hambre. Por eso, hoy publicamos seis consejos para comer bien y barato en viajes.

Uma dica é llevar en la maleta una mochila pequeña vacía. Ella puede ser usada diariamente para llevar comidas y botellas de água para las caminadas. Pero es necesario  romper algunos paradigmas comunes en algunas culturas. Recuérdate que vamos viajar para otros sitios, y podemos entrar en el ritmo del lugar de destino.

Comer bien sándwiches de panes, quesos y embutidos

Claro, es posible comprar los sándwiches listos. En Madrid, por ejemplo, se vende baguettes listos con jamón serrano en varias tiendas del centro. También podemos comprar pequenitos sándwiches en la rede 100 Montaditos por un buen precio y calidad. Pero lo mejor es prepararse en casa.

comer
Fotografía: Denis Renó.

Sándwiches de embutidos y quesos son fáciles de preparar y buenos para salar el cuerpo.

En los supermercados, encontramos embutidos y quesos ya tajados, pero estos son más costosos. Mejor es esperar en una cola y pedir para tajar en el momento de la compra. Prepárese para esperar la cola en Italia, pues siempre tiene aquél cliente que pide una diversidad inmensa de quesos y embutidos, lo que aumenta la espera.

Comer bien con frutas

Independiente de la estación del año, comer bien con frutas es siempre recomendable para quien está de viaje. De hecho, es un alimento ligero, sano y que ayuda a limpiar el organismo, especialmente después de las comidas grasas que aparecen en el camino. Para ello, lo ideal es comprar frutas en supermercado, preferentemente las que pueden lavar y guardar por separado (como fresa, uva, cereza, etc).

comer
Fotografía: Denis Renó.

Fresas en la Europa son baratas y refrescantes para después de los sándwiches.

Para proteger de los calambres, también es bueno comprar unos plátanos, a pesar de costar caro en los países europeos. Además, el plátano es fácil de guardar, ya que viene envasado naturalmente. Una cosa es cierta: eso resuelve bien en los momentos de sed y hambre, además de ser ligeros y baratos cuando se compra en los lugares correctos (evite comprar frutas en los mercados de chinos, en España, o de indus, en Italia, pues cuestan más caro).

Hacer picnic

Nada mejor que sentarse en un parque o una plaza europea y, con la mayor tranquilidad, armar un picnic. Y más: eso regado a un buen vino comprado en el supermercado a 5 € o cervezas importadas de la Comunidad Europea (como la belga Chimay) por 1 €.

comer
Fotografía: Melissa Renó.

Picnic con los pies en el  suelo es más relevante, principalmente en el verano.

El picnic está permitido en cualquier lugar, como en la plaza central de Toledo. Sin embargo, es necesario ser ciudadano, juntando la basura y tirándola fuera (preferentemente, de manera separada), pues nadie tiene la obligación de limpiar su suciedad.

Comer bien con castañas e frutos secos

Las castañas y los frutos secos se venden en abundancia en Europa, especialmente en las vísperas de las fiestas navideñas. Pueden ser comprados en las plazas de la ciudad, pero también en los supermercados, en estos a un precio mejor. Llevar frutas en la mochila y llene el estómago en ese momento intermedio.

comer
Fotografía: Denis Renó.

Frutas secas podem ser vendidas nas ruas, nas vésperas do Natal.

Comer bien los menús en el almuerzo (tardío)

Somos brasileños, y por aquí almorzamos al mediodía. Pero en los países europeos la costumbre es otra. En España, por ejemplo, suelen servir el almuerzo después de las 14 horas. Con eso, y un bocadillo a mitad de la tarde, usted aguanta dejar para cenar en el albergue o en la casa que usted alquiló (los inmuebles con cocina del Booking son sensacionales, perfectos para una pasta o una pizza lista al final de la noche).

Comer bien y beber en bares

Diversos bares españoles ofrecen tapas a los que consumen bebidas en las barras. Esto no mata el hambre, pero sostiene lo suficiente. En Italia, la misma costumbre, pero es self service y usted puede servir una vez cada bebida consumida. Usted va a beber y, de paso, comer uns bocadillos disponibles. El precio de la bebida varía de bar a bar, y de país a país. Sin embargo, los valores no son impracticables. Pero cuidado con la elección del bar. Cuanto más lleno de gente y de ruido, mejor la comida y la atención, especialmente en España.

Con estos consejos, es posible gastar menos con la comida y elegir los mejores lugares para comer bien, así como los horarios y los sabores.